Yo

Año: 

2006

Detalles: 

Objeto móvil. Espejo que nos refleja y dotado de movimiento, nos persigue si nos desplazamos, mostrándonos quienes somos realmente.

Desde que nacemos, y a lo largo de nuestras vidas vamos trazando un camino que esculpe nuestra personalidad y determina nuestro presente. El contexto en el que nacemos, como transcurra nuestra infancia, quienes sean nuestros padres y abuelos, es decir, cada cosa que nos suceda; conspira para hacer de nosotros una persona tanto única e irrepetible, como predecible y común.

Luego de intentar producir cambios drásticos en nuestras conductas, o tras haber elegido sendas que parecían alejarse de un camino propio, finalmente encontramos que no podemos evitar llevar nuestra historia a donde quiera que vayamos. Ella nos persigue, y si nos detenemos un instante a observar nuestro presente, veremos que todo aquello que hacemos está signado por lo que somos, por lo que hicimos, por nuestra esencia.

Al mismo tiempo, no solemos tener una imagen clara de lo que somos para los demás. Nos cuesta vernos desde los zapatos de otro.

Este trabajo tiene como objetivo producir una metáfora sobre estos aspectos.

Se trata de una plataforma móvil sobre la que se montan dos espejos enfrentados. Para dotarla de movimiento se la ha dispuesto sobre cuatro ruedas, que a su vez son comandadas por dos motores de gran potencia. Dichos motores dependen del accionamiento de sensores PIR y de ultrasonido dirigidos por un microcontrolador.

El dispositivo no solo nos refleja tal cual somos, sino que dotado de movimiento, persigue al individuo que se desplaza por el espacio. Si éste último se queda quieto, el espejo se detiene frente a él.

El espejo nos devuelve una imagen de nosotros mismos, y nos muestra, como atrapados.

Esta obra comenzó a desarrollarse durante 2005 y 2006, en el marco de las materias Artes Electrónicas II (cátedra Dr. Ricardo Dal Farra), de la Licenciatura en Artes Electrónicas de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Imágenes de la obra