Zoide ÓidÁr

Año: 

2007

Formato: 

Instalación
Exposiciones

Premios

2do Premio - MacStation Paradigma Digital

Institución: 

MacStation

Categoría: 

Interactividad

Año: 

2007

Escultura interactiva que involucra captación radiofónica, transmisión mecánica y proceso de señales de audio en tiempo real. Experiencia donde lo real, lo analógico y lo digital se muestran unidos para conformar un único mundo integral y más complejo. Abordaje de la realidad desde una perspectiva integral y complementaria de la tecnología.

Zoide ÓidÁr propone una experiencia donde lo real, lo analógico y lo digital se unen para conformar un único mundo más complejo. Es una escultura interactiva que involucra captación radiofónica, transmisión mecánica y proceso de señales de audio en tiempo real.

Z: representa lo entero.

Oide: forma de, parecido a.

Zoide: forma entera, total.

ÓidÁr: lo sensorial.

Memoria conceptual: 

La primera forma de representar al mundo exterior al ser humano, ocurre por medio de la subjetividad. Es decir, que existe un mundo simbólico propio del sujeto, distinto del de afuera, pero que se corresponde con él.

La posibilidad de representar analógicamente al mundo que se presenta a nuestros sentidos, evidencia la separación entre el hombre y su entorno. Los humanos prehistóricos dibujaban sobre piedra. Según teorías antropológicas, ya utilizaban ese medio para lograr aprehender la realidad, y a la vez sentirse capaces de controlarla. La representación analógica del mundo se fue desarrollando. La identificación que el hombre hizo sobre los diferentes componentes de la realidad, fue en aumento. Al mismo tiempo, las cualidades reconocibles de dichos componentes se multiplicaron y complejizaron. Al lograr la distinción del sonido, los retratos y la imagen en movimiento, el hombre produjo los soportes para representarlos. Se vio capaz de almacenar y manipular las representaciones de la realidad a su gusto.

El método de almacenamiento imitó lo observado en la realidad. En sonido, más presión en el aire se correspondió con un mayor espesor en el soporte (Ej.: disco de pasta). En imagen, a una mayor cantidad de luz, le correspondió mayor intensidad de campo magnético. (Ej.: VHS).

Desde su comienzo y luego durante sus diversas etapas de evolución, las representaciones analógicas influenciaron al mundo, y lo dotaron de nuevas cualidades. Lo resignificaron.

Lo Analógico --> resignifica --> lo Real

El advenimiento de las tecnologías digitales, capaces de codificar a su vez lo analógico, permitió que el hombre se alienara aún más del mundo. Nuestra realidad se volvió codificable: podemos codificar sonidos, imágenes, y por lo tanto, sensaciones. Nuestra realidad se hizo repetible, transportable y actualizable: es posible codificar textos, fórmulas, y por lo tanto, memoria.

Lo digital impuso nuevas reglas, nuevas formas de ver y entender el mundo.

Los instrumentos digitales de medición, permitieron reconocer nuevos parámetros de la naturaleza, a la vez que incrementaron exponencialmente sus cualidades.

También posibilitaron que las representaciones de la realidad se almacenaran a mayor escala. Pusieron a nuestra disposición una gran cantidad de nuevos procesos para esas representaciones.

El almacenamiento, el proceso, la reproducción, el diseño y el control analógicos se potenciaron y fueron percibidos como posibilidades sin límites: más herramientas, de mayor complejidad, con más parámetros, de una mayor precisión y calidad, más accesibles y de mayor difusión que las anteriores.

Contamos con entornos virtuales en los que reconocemos infinitas posibilidades: mesuramos, diseñamos, conjeturamos, deducimos y predecimos. Desde allí creamos obras que más tarde traducimos a “la realidad”. Es decir, soñamos el mundo digitalmente, y luego lo volvemos real.

Así, las posibilidades de lo digital se ven como un mundo vasto y autónomo, por momentos más fecundo que aquel que solíamos llamar real. Lo digital no solo volvió a resignificar el mundo, sino que a su vez resignificó lo analógico como tal.

Lo Analógico --> resignifica --> lo Real

Lo Digital--> resignifica --> lo Real

Lo Digital--> resignifica --> lo Analógico

Lo real, lo analógico y lo digital nos remiten a posibilidades diferentes. Hoy es factible identificar procesos, resultados, medios y soportes característicos de cada mundo. Mundos que se perciben y se piensan separados.

¿Están estos mundos verdaderamente escindidos?

Zoide ÓidÁr propone una experiencia donde esos mundos aparentemente separados se unen para mostrar un único mundo más complejo. La interacción en el espacio, la captación radiofónica y el tratamiento digital, son procesos característicos de los mundos Real, Analógico y Digital respectivamente. 

Interacción en el espacio --> Mundo Real

Captación radiofónica --> Mundo Analógico

Tratamiento digital --> Mundo Digital

Dichos procesos conviven en la obra, y ocurren de manera simultánea potenciándose entre sí.

Detalles: 

En lo visual, decidimos construir una estructura que contenga la menor cantidad de ángulos rectos posibles, que muestre planos encontrados, y que exponga cruces y choques de lí­neas arbitrarias, y configuraciones de diferentes triángulos. De esta forma buscamos que la compleja perspectiva dificulte la percepción, y que obligue a enfrentarnos a un objeto que, para poder ser construido en su totalidad, deba ser recorrido desde todos sus ángulos.

En lo sonoro, decidimos reproducir los sonidos de una forma poco convencional, de manera que no pueda determinarse fácilmente la ubicación de la fuente sonora. A su vez, la posición del usuario con respecto a la obra cambia la estación de radio sintonizada y modifica las cualidades tí­mbricas del sonido, de modo que para producir la experiencia integradora de los mundos Real, Analógico y Digital, debemos poder movernos alrededor de la estructura.

La interactividad de la obra es una cualidad sobre la cual hemos experimentado y reflexionado de manera constante en el proceso de creación. El resultado es una escultura que nos invita a recorrerla activamente, que no solo deja ver sus reacciones, sino que nos reconoce y tiene una particular sensación de nosotros.

Mariano Sardón acerca de Zoide ÓidÁr, en el contexto del Premio Macstation Paradigma Digital, obtenido por esta obra a fines de 2007:

"Estructuras móviles interactivas que involucraban captación radiofónica, transmisiones mecánicas, y proceso de señales de audio en tiempo real según la presencia de las personas alrededor. La escultura adquiría comportamientos que interactuaban con grupos de personas. Dispositivos que remitían a las esculturas pioneras de Schöffer de la década del 50 y las obras técnicas de Tinguely. Estas estructuras abren la posibilidad de exploración en espacios públicos y de interacciones grupales." 

Imágenes de la obra